Queremos invitarte a estar presente en la Cumbre de Especialidades Juveniles en Madrid este próximo viernes y sábado, 9 y 10 de septiembre. Aparte de reconocidos autores Internacionales como Philip Yancey, Lucas Leys y otros, varios integrantes de grupos de trabajo y proyectos de la Alianza Evangélica Española van a estar participando en plenarias, talleres, foros, etc.
Os mostramos algunos: Óscar Pérez, Álex Sampedro, Itiel Arroyo, Natan Planes, etc. del comité de Alianza Joven van a tener participaciones durante todo el encuentro. Dos miembros del equipo de #CortoConElla, Pepo Vázquez y Jordi Llenas, van a llevar un taller sobre transformación de la sociedad.
Parte del equipo que elaboró www.proyectoimagina.com, Félix Ortiz, Álex Sampedro y Jaume Llenas van a estar dando ideas a los participantes sobre cómo enfocar la Iglesia y la propia vida hacia la Misión de Dios. Parte del equipo de Protestante Digital, Joel Forster, Asun Quintana, etc. van a participar de plenarias y foros junto a José de Segovia, del grupo de teología, o Israel Montes, que dirige el grupo de oración. Marcos Zapata, miembro de la Junta de la Alianza y responsable del grupo de familia, participará junto con Jaume Llenas y otros en un Foro sobre plantación de Iglesias en España.
Aparte de la Alianza, pero cercano a la misión de la misma, Ron Anderson catalizador del grupo de trabajo de plantación de iglesias del Movimiento de Lausana, presentará a pastores, líderes, misioneros, plantadores de iglesias, etc. el sábado por la mañana de 10 a 12, un nuevo proyecto: “La Plaza”, relaciones que impulsan la plantación de iglesias.
Estos son sólo algunas de las razones para participar en la Cumbre #empiezapori, te invitamos a que descubras las otras.
Por ser Miembro de la AEE recibirás un 15% en la inscripción, para ello debes añadir elcódigo promocional "alianzacumbre"

Las recientes re-elecciones han dejado unos resultados poco diferentes de las anteriores, con no pocas dificultades para la gobernabilidad: la aritmética puede permitir preparar un gobierno con los apoyos mínimos necesarios, o incluso uno en minoría, pero será más difícil articular un soporte parlamentario suficiente para asegurar estabilidad para toda la legislatura.
Hay que saber procesar con inteligencia política y responsabilidad la situación que se presenta ahora, y en este sentido, como Alianza Evangélica nos animamos a pedir a los diferentes partidos que aborden este proceso de conformación de gobierno con una actitud constructiva, pensando en país.
1. Entendemos que no es fácil sentarse a dialogar y ceder mutuamente ante adversarios políticos a los que se ha descalificado sin tregua hasta hace sólo unos días. Llamamos así a modular el tono de las campañas electorales: que se rebaje la crispación para dejar escuchar las diferentes propuestas programáticas, que se agreda menos al contrario y se expliquen más los programas propios. Dos elecciones consecutivas han minado aún más la credibilidad de los partidos políticos y de sus líderes. Es preciso trabajar activamente en recuperar esa credibilidad, pero para ello es necesario comenzar a ejercer una discrepancia inteligente y respetuosa, que es capaz de apreciar lo positivo del otro mientras que se presentan opciones coherentes en aquello en lo que se discrepa. Es muy necesario que los ciudadanos volvamos a recuperar la convicción de que el objetivo de la acción política no son las estructuras y los intereses de los partidos, sino los ciudadanos mismos, el país.
Reclamamos igualmente a los medios de comunicación que evalúen su papel en la transmisión de mensajes en los períodos electorales, evitando el lenguaje descalificador y la parcialidad en detrimento de la simple explicación de la realidad.
2. Animamos a que en las actuales conversaciones entre partidos el foco se ponga más en los programas que en las incompatibilidades personales. Pedimos que se renuncie a la subasta de cargos y se trabaje más en la transacción de propuestas programáticas, buscando activamente áreas de acuerdo: reclamamos más diálogo sobre programas que sobre personas o cargos. Necesitamos comprobar que los partidos políticos son capaces de colaborar entre ellos por el bien de la nación y que eso lo van a hacer con algo tan democrático como el diálogo, la discrepancia ideológica, los pactos, los gobiernos de coalición cuando así resulte del mandato democrático, etc.
Con sus permanentes invocaciones a las "líneas rojas" y sus reiteradas negativas a pactar nada con "los de enfrente", a nuestros representantes se les ha olvidado que la función fundamental de un político es negociar y pactar, y que para eso justamente los hemos elegido.
Pedimos así una actitud de oídos abiertos al otro y que en las próximas semanas se renuncie al postureo, a la rentabilización de la imagen propia. Creemos que es normal el contraste de modelos, incluso la incompatibilidad de propuestas programáticas, pero pedimos que se expresen con franqueza y que no sirvan de disculpa para la demonización o el veto descalificador del contrario.
3. Pedimos que esta actitud impere también en los debates parlamentarios de la legislatura que comienza, porque los diversos grupos nos han aburrido con sus permanentes descalificaciones mutuas, vacías de verdadero contenido político; queremos que la vida parlamentaria nos vuelva a interesar a la ciudadanía, que no tengamos la sensación de que todo debate en las Cortes es aburridamente previsible, que se recupere altura en la actividad parlamentaria y se vuelva a hablar más de ideas y modelos de construcción del país, en fin, que los parlamentarios prediquen diálogo, tolerancia y espíritu constructivo con su propio ejemplo.
4. Pedimos igualmente coherencia, que no valga todo para alcanzar el poder; nos produce vergüenza ajena ver cómo lo que ayer se afirmaba hoy se niega sin rubor; no es de recibo apelar a la excusa de que “es un tiempo político diferente”. Reclamamos que, como norma, lo que se nos ha prometido en la campaña electoral se cumpla y que, si las necesidades de acuerdo exigen modificaciones, se nos expliquen estas razonadamente y se evite la desvirtuación de las propuestas programáticas fundamentales.
5. Y, salga el gobierno que salga, queremos que el período que comienza sea diferente, que se sustituya la crispación por el respeto y los vetos por la voluntad de concertación, porque hay áreas fundamentales en las que será necesaria esa concertación entre todos los grupos, como el diseño de un modelo educativo estable, la política general de servicios sociales, la reforma fiscal, la articulación territorial, la política exterior o la negociación con la UE del cumplimiento del déficit.
Si consiguiéramos avanzar como país en el entendimiento entre nosotros, la valoración de los demás y el reconocimiento de la diversidad de nuestra historia y cultura, seríamos un país más influyente y transformador en una Europa cuya contribución en este momento histórico de globalización es decisiva.
6. Animamos al próximo gobierno y a la oposición a que en las conversaciones de estos días piensen en construir país y que en la legislatura que se inicia piensen más en las personas y menos en los clichés ideológicos. Como protestantes, defensores durante siglos de la diversidad y la libertad de conciencia, reclamamos que la tolerancia fluya ahogando prejuicios, actitudes inquisitoriales y vetos, y que la discrepancia no se ataque desde la descalificación y la amenaza, sino se entienda como una oportunidad de concertación.
7. Finalmente pedimos a los candidatos que nos ahorren unas terceras elecciones consecutivas. Es preciso que los partidos realicen una necesaria tarea de autocrítica, en lugar de devolver la pelota a los ciudadanos, como si fuesen estos los que se han equivocado al emitir el voto.

1. Las respuestas generales, nacionales e internacionales han sido insuficientes o vergonzosamente poco éticas
1.1. Todo ser humano está hecho a imagen de Dios, tiene infinito valor y dignidad y derechos innatos. Nuestras actitudes, políticas y acciones deben tomar forma basándose en estas verdades a la hora de considerar a cada refugiado que se está trasladando a Europa desde una guerra o barbarie, sin importar si está en camino, si ya le han reconocido su estatuto o si está aprendiendo a integrarse.
1.2. Al mirar las actitudes políticas y sociales europeas y la (in)acción a través de este filtro (ver 1.1), se ponen en evidencia nuestras deficiencias. Pero también se ponen en evidencia los fallos de otras naciones y, por supuesto, de las personas que han causado el horror del que huyen los refugiados.
1.3. Es un trágico fracaso que los estados miembros no hayan podido encontrar la manera de trabajar juntos a fin de responder justa y eficazmente a la crisis de refugiados. Si la tarea se hubiera distribuido de forma más justa, la tensión en algunos países sería menor y se podría atender a más refugiados.
1.4. Según la agencia de refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR), el Reglamento Dublín III (el reglamento marco de la UE sobre inmigración que se centra en medidas de protección contra la inmigración no deseada) ha causado indirectamente que países como Grecia, República Checa y Hungría estén sobrecargados por los recién llegados, y que los solicitantes de asilo reciban un trato injusto.[1] Otras medidas de “protección” también han tenido como consecuencia que los esfuerzos de “búsqueda y rescate” de personas o embarcaciones de inmigrantes en peligro hayan sido en gran medida insuficientes. En el año 2015, en comparación con el 2014 (cuando los esfuerzos fueron más efectivos), el número de personas que se han ahogado en el mar Mediterráneo tratando de cruzar a Europa desde las costas sur y este, víctimas de contrabandistas y otros delincuentes, se ha multiplicado por 10. La UE y sus estados miembros han recibido justas críticas por esto, e incluso alguna condena.[2] Los estados deben revisar esta política y cambiar la filosofía de medidas de protección contra la inmigración no deseada por medidas de protección y trato justo para todos los posibles inmigrantes.
1.5. Por lo tanto es injusto que algunas naciones hayan procurado evitar acoger a personas necesitadas de protección, especialmente a refugiados. Da igual que estas personas sean refugiados o que sean inmigrantes económicos; todos merecen ser tratados con compasión, que se atiendan sus necesidades físicas inmediatas y que su estatus legal se procese de forma eficiente.
1.6. Debemos llamar la atención a las naciones que no tienen un sistema justo para valorar si alguien debe recibir estatuto de refugiado y si se le permite quedarse o no. Hay normas establecidas para ello en el derecho internacional. Se debe ofrecer ayuda urgente para adecuar los sistemas a los estándares internacionales.

1.7. Es injusto que las autoridades hayan ignorado en muchas ocasiones a los niños no acompañados y a otros refugiados especialmente vulnerables. Todos deben estar bien cuidados y recibir protección.
1.8. Es injusto que algunas naciones hayan querido acoger sólo a refugiados cristianos. Resulta irónico que algunos lo hayan hecho con el fin de proteger su “nación cristiana”. La Biblia deja muy claro que los cristianos están llamados a responder con compasión a todos los que están en necesidad inmediata. A las naciones también se les pide que den la bienvenida al extranjero, siempre que el extranjero colabore en la integración. La mayoría de los líderes cristianos sirios desaprueban cualquier favoritismo hacia refugiados cristianos.
1.9. Cada acto de búsqueda de chivos expiatorios, abuso, violencia o explotación se debe condenar y en ningún caso se puede ignorar. Resulta vergonzoso que los refugiados hayan sido atacados, sus alojamientos quemados, sus bienes robados, que hayan quedado a merced de traficantes de seres humanos o se hayan tenido que hacer frente a la corrupción y al trato inhumano de una pequeña minoría de funcionarios.
1.10. El número de refugiados por los que se tienen que preocupar los países europeos es pequeño en comparación con países no europeos como Jordania y Líbano. Sin embargo, especialmente en un momento de dificultad económica, no es sorprendente que los europeos estén preocupados por el número de refugiados que vienen, el coste y el impacto potencial sobre el empleo y los servicios públicos. También es normal que a los vecinos les preocupe que un gran número de extranjeros vaya a llegar a su comunidad. Estas preocupaciones deben tomarse en serio, pero sin incitar al prejuicio contra todos los refugiados. Los factores económicos no se pueden ignorar, pero no pueden prevalecer sobre la dignidad humana de cada refugiado ni sobre nuestra obligación internacional de ayuda.
2. Debemos reconocer activamente un límite a la generosidad de los países anfitriones
2.1. Es injusto que la gente en general, y en este caso en particular los refugiados, se crean que tienen privilegios, exijan ayuda de forma desagradecida y olviden que se están beneficiando de la buena voluntad de innumerables personas. Se debe animar a los refugiados a que contribuyan al bienestar de su nuevo país lo antes posible. Esto debe hacerse no en un ambiente de obligación, sino de reconstrucción de la autoestima, evitando la dependencia y fomentando la colaboración, la buena voluntad y una recuperación e integración con éxito.
2.2. Hay muchos millones más de personas que viven en condiciones horribles, en peligro de guerra o barbarie o incapaces de sobrevivir físicamente. En los próximos años, podría aumentar fácilmente el número de personas desesperadas. Es ingenuo pensar que Europa podría recibirlos a todos. No podemos ignorar las causas de esta crisis de refugiados. Esto implica más inversión en esfuerzos diplomáticos y en asistencia internacional. También tenemos que trabajar en asociación con otros países. Esta es una crisis mundial, y los demás países deben participar en la respuesta.
2.3.Es comprensible que algunos países o regiones, una vez que han acogido a un gran número de refugiados, sientan que no pueden acoger muchos más. Los políticos han de tener el apoyo de la comunidad de acogida, o será complicado que la integración se consiga con éxito. Sin embargo, esta actitud se tiene que cuestionar en los países que han aceptado un número desproporcionadamente bajo de refugiados, a menudo debido a actitudes hostiles de la población. La dureza de corazón y el nacional-populismo están equivocados. Hacer nada o muy poco y esperar que otras naciones asuman la tarea es injusto. Hacer caso omiso de innumerables personas desesperadas es incorrecto. No se puede devolver a los refugiados al mar.
2.4. Es ingenuo pensar que todas las personas que vienen a Europa son necesariamente refugiados. Algunos emigran para huir de dificultades extremas, mejorar sus habilidades, encontrar o crear un trabajo, reunirse con miembros de su familia o simplemente para mejorar su nivel de vida. Se deben aplicar normas apropiadas para decidir si cada posible inmigrante puede tener derecho a quedarse. Sin embargo, no siempre es fácil tomar decisiones: algunos emigran porque, debido a una miríada de posibles razones, han perdido la protección de su país de origen (individualmente o como comunidad), y por lo tanto son refugiados. A la vez que controlamos cómo se toman las decisiones, debemos abstenernos de etiquetar como mentirosos a solicitantes de asilo que no han conseguido el estatuto, o a las autoridades como insensibles e injustas. Y, con la crisis actual, cuando los recursos se estiran, cuando las autoridades deben mantener el apoyo de la población general, es importante conceder estatuto de refugiado a aquellas personas que se cree que están en serio peligro porque su país de origen no les protege.
2.5. Muchos otros inmigrantes también han sufrido traumas enormes y han perdido todo en su viaje a Europa, a menudo debido a las políticas migratorias auto protectoras de las naciones europeas. Muchos no han elegido la emigración, o sus vidas anteriores eran intolerables: a estos se les llama inmigrantes forzados o personas desplazadas por la fuerza. Si las autoridades deciden que tienen que volver a su país, solamente pueden volver una vez que se hayan recuperado, y deben contar con algún tipo de asistencia para ayudarles a regresar. Nadie debe ser forzado a volver a una situación de peligro.

Si tuvieras la oportunidad de pasearte por uno de los  campo de refugiados dónde opera nuestra contraparte en Líbano te sorprenderías por la cantidad de niños que están en la calle. Muchos de ellos han sido abusados y son víctimas del tráfico de personas. Nosotros hacemos lo que está en nuestra mano para ayudar a estos niños con ropa de abrigo, calzado, comida y otras necesidades básicas. Sin embargo, uno de ellos me impactó especialmente.
Abrahamtiene 10 años de edad y siempre está de pie en el aparcamiento donde normalmente estaciono. Un día le pregunté: “¿Qué es lo que estás haciendo aquí?” y me respondió: “Trabajo en este parking de 7:00 a 21:00 con lo que el propietario del parking me paga 20$ por semana”. Le pregunté: “¿Por qué trabajas?” y él me respondió: “mi padre nos abandonó y tengo que mantener a mi madre y a mis hermanos pequeños. Huimos de la guerra en Siria y ahora soy el único capaz de trabajar y alimentar a la familia”. Desde entonces nos hicimos amigos y le visito diariamente en el aparcamiento donde trabaja cuando voy a aparcar. Le doy algo de dinero y ropa de abrigo y hablamos un poco cada día.
Mi corazón se quebranta al ver estos niños en las calles, con tanta responsabilidad y cargas sobre sus hombros. Son tan jóvenes y tan necesitados de amor, atención y educación. ¡Les han robado su infancia y a los 10 años de edad ya tienen la responsabilidad de alimentar y mantener a sus familias! Cuando le doy algo de comida, siempre lo guarda y me dice: “Lo voy a guardar para más tarde para compartirlo con mis hermanos”.

Llamada a la oración por Europa
Domingo mundial de los refugiados, 19 o 26 de junio de 2016
Llamamos a los cristianos de todo el continente a orar por aquellos que buscan refugio en Europa. Estamos siendo testigos de una época de gran agitación y desesperación. Pero también vemos la obra del Señor en cómo la iglesia intenta ayudar. Te invitamos a participar en lo que Dios está haciendo con tu oración por los siguientes temas.
Refugiados e inmigrantes
Para que estén protegidos de los peligros del viaje. Ora por que se atiendan sus necesidades inmediatas con compasión y por un tratamiento acorde a los estándares internacionalesPara que los familiares que se han tenido que separar a lo largo del camino se puedan reunificar. Ora especialmente por los niños pequeños.Para que puedan reconstruir sus vidas. Ora porque puedan recuperar un sentimiento de normalidad, porque las mentes traumatizadas puedan ser sanadas, porque tengan la oportunidad de formar nuevas amistades y de integrarse bien.Por aquellos a los que se les deniega el derecho a quedarse en Europa. Porque encuentren esperanza y un hogar.Para que todos los refugiados tenga libertad religiosa. Ora por que todos tengan un espacio en el que expresar y explorar su fe de forma adecuada. Ora porque aquellos que quieren usar a los refugiados con propósitos violentos vean frustrados sus planes.
Nuestras sociedades
Para que se entienda la verdad y para que el miedo y los prejuicios no proliferen. Ora por una cobertura mediática responsable que ni exagere ni oculte las dificultades.Para que los políticos, los servicios sociales y las fuerzas de seguridad actúen con sabiduría, justicia y compasión a la hora de afrontar los numerosos desafíos de esta crisis.Para que haya una mejor cooperación internacional para la asistencia a los refugiados y para evitar las situaciones desesperadas que provocan que las personas tengan que trasladarse.
La iglesia
Para que haya renovación en todas las iglesias, ministerios y personas que han trabajado duro para ayudar a los refugiados.Para que haya muchas más iglesias locales que sean un ejemplo de acogimiento y bienvenida.Para que haya espíritu de generosidad en las iglesias locales y que, en medio de estos desafíos, la sobreabundante generosidad de Dios sorprenda y bendiga a mucha gente una vez más.Para que todos los refugiados cristianos y el alto número de recién convertidos encuentren la comunión y el apoyo que necesitan para crecer.
Puedes encontrar más información y recursos sobre el domingo mundial de oración en:
www.refugeehighway.net
www.eearefugees.org
Traducción Alianza Evangélica Española

Andréshuyó hacia el Líbano junto con su familia de la dura guerra de Siria. Creyeron que se estaban dirigiendo hacia una mejor vida y más segura, sin embargo la situación que están viviendo es verdaderamente extrema. Se trata de una familia de cinco miembros que viven en una sola habitación y comparten una cocina con el vecino. Pagan 150$ de alquiler al mes. Andrés tiene tan solo 6 meses y tiene dos hermanas mayores, de 3 y 4 años. Ándrés nació con los conductos lagrimales obstruidos por lo que tuvo que someterse a duros tratamientos que todavía le están provocando muchas dificultades. La familia no tiene dinero para hacerse cargo de ella. Su padre trabaja solo durante el verano en el campo y cobra muy poco dinero.

Yolandasolo tiene dos meses y proviene de una familia de 4 miembros (ella, su hermano de 3 años, su padre y su madre). Aunque ella se encuentra bien de salud, su hermano tiene problemas intestinales, y su padre tiene algún problema en el cuello. Viven en una habitación en el sótano de un edificio y su padre no puede trabajar. Muy difícilmente llegan a pagar el alquiler.

Serie de Estudios bíblicos que explora la urgente necesidad de los refugiados de hoy y de cómo nosotros, como cristianos, debemos responder. A través de una reflexión tanto bíblica como personal, en las cuatro partes de esta serie se debatirán acerca del deseo y el amor de Dios para con la humanidad, de la importancia de nuestra respuesta a los refugiados, de nuestra obligación a responder y, por último, de cómo podemos comprometernos de manera activa en el cambio.

Hacer
Actitudes
1) Trata SIEMPRE a los refugiados con dignidad y respeto sin importar de donde vienen o lo que creen. Dios les ama como son.
2) Descarta tu propia agenda, excepto para demostrar el amor de Dios.
3) La voluntad para escuchar y aprender es esencial. ¡No juzgues!
4) Debes estar dispuesto a compartir.
5) Confía en el Señor en todas las conversaciones y relaciones. Entrégale el honor a El constantemente. El desea trabajar en y a través de ti, sin importar lo amplias que sean las diferencias de cultura y de experiencias.
Prácticas
6) Si un refugiado habla algo de inglés (o alemán) háblale sencilla y claramente mirándole a los ojos. Pero, las trabajadoras femeninas cuando se relacionan con hombres de origen musulmán harán mejor en evitar un contacto visual directo y prolongado???
7) A pesar de que todos ellos han estado vagando por largo tiempo, muchos refugiados tienen buen sentido del humor y agradecen la oportunidad de bromear y reír. Dicho esto, es una buena idea que seas cuidadoso con tu humor y recuerda que incluso en las mejores condiciones, ésta es a menudo la forma de comunicación más difícil de ser transmitida correctamente y comprendida interculturalmente.
8) Procura relacionarte  con personas de tu mismo sexo, principalmente si estás solo o sola.
9) En las conversaciones espirituales, céntrate en tus creencias sobre Jesús según está escrito en la Biblia y tu propia experiencia de El.
10) Si no sabes cómo actuar en una situación determinada, pregunta (en privado) a alguien que tenga más experiencia para que te aconseje… especialmente antes de que prometas algo.
No Hacer
Actitudes
1) Aunque puede que Dios te llame a dar algo más de ti mismo, no te sientas responsable de tener que cubrir todas sus necesidades. Esto te llevaría a ir demasiado lejos y a hacer promesas que no puedes cumplir. Siempre puedes ofrecerles orar por ellos.
2) Aunque creas que tú debes iniciar la conversación, no te sientas responsable de llenar todos los silencios con palabras.
3) Aunque Dios puede darte la oportunidad de compartir tu fe o algunos aspectos de la misma, no te sientas presionado a tener que hacerlo en cada conversación.
4) Aunque puedas estar fuertemente en desacuerdo con sus creencias, no critiques ni pongas en ridículo su teología o sus líderes espirituales. Puedes no estar de acuerdo sin ser ofensivo.
5) Aunque puedas estar contrariado por el comportamiento de un refugiado en particular no cedas a la tentación de juzgarle o tratarle con cinismo. Recuerda cómo eres tú cuando tienes hambre, estás cansado y muy perturbado por cualquier situación… ¡y después multiplícalo por 100!
Prácticas
6) Lenguaje y Comunicación: Evita el argot cristiano y las expresiones idiomáticas. No hables MAS ALTO ni más b-a-j-o si la persona a la que estás hablando no entiende inglés.
7) No entregues la Biblia por casualidad o la dejes en el suelo. Esto comunica a los musulmanes una falta de respeto a nuestro Libro Santo muy impactante. Ellos nunca lo harían con el Corán.
8) Evita hacer las dos siguientes preguntas: 1) ¿Por qué dejaste tu tierra natal? 2) ¿cómo conseguiste llegar hasta aquí? Si ellos introducen este tema, sencillamente escucha con compasión, pero no les presiones para que expliquen demasiados detalles. Estos temas no solamente pueden llevarles recuerdos dolorosos, sino que pueden sospechar de ti puesto que la forma en que responden a estas preguntas es crítica para sus casos de asilo. Puede que te mientan y de este modo cerrar aún más la comunicación honesta.
9) No repartas dinero, a menos que estés preparado para dar lo mismo a cada refugiado que encuentres. En seguida se corre la voz.
10) Evita vestir ropa que sea ofensiva a la gente con la que estás trabajando (o sea, shorts, ropa ajustada y/o camisetas sin mangas las mujeres, etc.).
Traducción por Alianza Evangélica Española

Mito 1:hay muchos países en los que los refugiados pueden encontrar asilo.
Realidad:ningún país tiene ganas de recibir refugiados. La mayoría de los países está intentando impedir que los refugiados crucen sus fronteras.
Mito 2:la mayor parte de los refugiados del mundo se halla en países occidentales.
Realidad:el 86% de los refugiados del mundo se encuentra hoy en día en países en vías de desarrollo. Fuente: UNHCR Global Trends 2013.
Mito 3:la mayoría de los refugiados acaban siendo reubicados en otro país.
Realidad:menos del 1% de los refugiados de todo el mundo son reubicados cada año.
Mito 4:los refugiados deberían quedarse lo más cerca posible de su hogar para que después la vuelta sea más fácil.
Realidad:esto es cierto en los casos en los que hay posibilidades de que mejore la situación en el país de origen del refugiado. La mayoría de los refugiados del mundo viven en países vecinos a su país natal. Pero la opción de volver a su país de origen suele ser incierta y lejana. Las crisis que causan el éxodo de refugiados a nivel mundial están creciendo tanto en número como en duración. Hay miles de familias de refugiados que llevan exiliados tanto tiempo que los únicos que han visto su país de origen son los abuelos.
Mito 5:los refugiados son peligrosos porque cruzan fronteras internacionales de forma ilegal.
Realidad:los refugiados no son peligrosos. Están en peligro y buscan seguridad fuera de su país de origen. Pocos tienen la opción de conseguir visados y documentos de viaje antes de huir de su país. No tienen más alternativa que cruzar las fronteras de forma ilegal. No es un crimen. En su desesperación, a menudo tienen que recurrir a traficantes de personas para que les ayuden a cruzar.
Mito 6:la mayoría de los refugiados huye de su país por motivos económicos.
Realidad:aquellos que dejan su país en búsqueda de un beneficio económico son inmigrantes, no refugiados. La definición de refugiado es una persona que se ve obligada a huir de su país por una guerra o persecución. La mayoría de los países han desarrollado sistemas que hacen prácticamente imposible que una persona que se ha visto obligada a desplazarse pueda demostrar que es un refugiado. Nadie sabe cuántos refugiados reales han sido rechazados por dichos países cada año y han quedado en peligro de deportación o explotación.
Mito 7:los refugiados le roban el trabajo a los ciudadanos de su país de acogida.
Realidad:muchos países que acogen a refugiados no les ofrecen la opción de trabajar. Esto a menudo resulta en un público desinformado que cree que los refugiados son vagos, o en trabajadores ilegales que se buscan la vida en el mercado negro. En los países de acogida que se permite que los refugiados trabajen, la mayoría de refugiados acepta trabajos de nivel bajo que pocos ciudadanos están dispuestos a aceptar. El número de refugiados acogidos en países industrializados es demasiado bajo como para que tenga un impacto significativo en el empleo nacional.
Mito 8:los refugiados son gente necesitada de nuestra ayuda y nos tienen que dar pena.
Realidad:los refugiados son algunas de las personas más valientes, resistentes y resolutivas del mundo. Son mucho más que personas necesitadas, son personas que quieren contribuir de forma significativa a la sociedad. No quieren ni necesitan que les tengamos pena. Se merecen nuestro respeto y nuestra compasión.
Mito 9:el problema es muy grande y está muy lejos; no podemos hacer nada para ayudar.
Realidad:el problema es grande y complejo, pero no está tan lejos. La autopista de los refugiados pasa por prácticamente todos los países del mundo. Es muy probable que haya refugiados en tu comunidad.
Mito 10:la Biblia tiene poco que decir acerca de los refugiados.
Realidad: la Biblia está plagada de historias de desplazamientos forzosos. Dios nos insta claramente a amar a los extranjeros.
Traducción por la Alianza Evangélica Española

1º Observando la Historia
Las imágenes visuales son tan crudas, reales y dolorosas que impactan nuestro interior. En algunos casos, ante la lectura de noticia la misma prensa indica que las fotografías pueden herir nuestra susceptibilidad. Y la  noticia es repetida reiteradamente por lo que , muchas veces, todo interés y susceptibilidad se pierde. Si en algún momento tuvimos el deseo de involucrarnos en ser parte de la solución, la demasiada y repetida información suele conducirnos a la inacción.
El Pueblo de Dios, como agente activo en medio de esta sociedad, no es ajeno a vivir esta sobredosis de información. Conocemos la realidad. Ella está visible ante nuestros ojos; sin embargo se multiplica los factores personales y sociales que la vuelven invisible y nos vuelven inoperante, cuando podríamos ser actores de cambio de sociedades y culturas.
Las Sagradas Escrituras en el Libro de  los Hechos nos hacen evidente la acción de la Iglesia en medio de un entorno geográfico, social y cultural que no le era propio "…al no encontrarlos, arrastraron a Jasón y a algunos hermanos entre los magistrados de la ciudad gritando: Esos que han revolucionado todo el mundo se han presentado también aquí" Hechos 17:6.
Haciendo una somera exégesis del texto, observando que ellos, encarnando un Mensaje liberador, provocaron un cambio en la sociedad de su tiempo. Fue necesario insertarse en la misma. Tomaron partido en las necesidades sentidas de la gente. No fueron ajenos a los vaivenes sociales de los agentes de turno que conculcaban la libertad y la dignidad de las personas. En verdad fueron sal para preservar la esencia con la que Dios dotó al hombre y al al mujer desde el mismo inicio de la creación: su libertad y dignidad. Consideraron que todo precio a pagar valía la pena y estuvieron de acuerdo con ello.
II Desmitificando el papel del género en el fundamento del Pueblo de Dios.
Una realidad vivencial no debe anular otra realidad también presente y activa.Leer el artículo completo
Este artículo forma parte de la

Revista IDEA de la AEE .03.2015. Para obtenerla,clic aquí

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies